Hermana M. Antonia con el pequeño Theo y su papá.

Hermana M. Antonia con el pequeño Theo y su papá.

por Kurt Haspel

Theo, de dos años de edad, es un chiquito brillante.  Le gustan los animales del campo y  está entusiadísimo por construir cosas con sus bloques de construcción Duplo. Sin embargo, Theo no ríe tanto como otros niños, y busca los brazos seguros de su padre. Pero lo que más le falta a Theo es su madre. Ella salió y algún día volverá, al menos esto es lo que los adultos le hacen creer. Pero todos – menos Theo – saben muy bien que la joven mujer nunca volverá. La madre de Theo murió de cáncer. Desde entonces, Theo y su padre han estado completamente solos.

Los estudiantes de la Escuela H.E.N.S./H.E.N.D. en Freistadt, Austria, supieron de este triste destino y, por supuesto, querían ayudar inmediatamente. Como parte de un proyecto del curso, hicieron fragantes biscochos y prepararon delicias regionales. Gracias a la dedicación de los alumnos, este proyecto de Caridad generó una considerable suma de dinero, dinero que el padre de Theo necesitaba.

Después de haberse vendido todos los biscochos y delicias, los estudiantes invitaron a Theo y a su padre a la escuela. La Hermana Antonia, administradora local en Freistadt, Austria, también apoyó activamente este proyecto. También ella se vio notablemente tocada y muy rápidamente hizo amistad con el pequeño Theo, “un niño amoroso, simplemente tienes que quererlo.” La tarde pasada con el pequeño Theo era una experiencia muy emocionante para todos los presentes. Theo, que primero había buscado protección en los brazos de su papá, pronto se sintió en casa entre los estudiantes.  Estaba especialmente feliz por los nuevos bloques de construcción Duplo que recibió del curso. Fue para todos los participantes una gran oportunidad de llegar a conocer a Theo y también de sentir la alegría de dar. Este sentimiento permanecerá para mucho tiempo en la memoria de los estudiantes de nuestra escuela H.E.N.S. / H.E.N.D.

La Hermana M. Antonia, observa: “Como dijo nuestra fundadora, la Beata M. Teresa Gerhardinger: ´Lo poco que tengan, compártanlo libremente con los niños hambrientos y que sufren frío.´ Nosotras, las Hermanas de las Escuelas, hoy todavía seguimos este consejo.”

 

Fuente de la foto: Maestra Monika Hons, la Escuela Secundaria H.E.N.S. / H.E.N.D. en Freistadt (HLW Freistadt), Austria