Love gives everything graphic

Reflexión internacional de solidaridad

Paz y no violencia

Octubre de 2020

Print to pdf (173 KB)

Introducción

 En medio de las crisis que han sacudido nuestro mundo, nos despertamos a la urgente necesidad de sanar nuestras relaciones con la creación y entre las personas.

 

Llamado a la oración

Le pido a Dios que se conformen a la no violencia nuestros sentimientos y valores personales más profundos. Que la caridad y la no violencia guíen el modo de tratarnos en las relaciones interpersonales, sociales e internacionales. Cuando las víctimas de la violencia vencen la tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles en los procesos no violentos de construcción de la paz. Que la no violencia se transforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas. (Papa Francisco para la celebración de la 50a Jornada Mundial de la Paz el 1 de enero de 2017)

Experiencia

El coronavirus ha puesto al descubierto las raíces profundas de los males de nuestro mundo:   racismo manifestado en violencia cultural, injusticia económica, facciones en guerra, cambio  climático y  desastres ambientales que podrían destruir la comunidad y nuestro planeta. La respuesta a la pandemia requiere un cambio fundamental lejos de lo «normal injusta», de la violencia sistémica y    estructural en todo el mundo. Un cambio de sistemas que destruyen, deshumanizan y disminuyen, a una cultura de solidaridad que busca la plenitud de vida para todas las personas.

 

El asesinato de George Floyd por agentes de policía en los Estados Unidos refleja tragedias similares que ilustran siglos de racismo en Europa Occidental, Australia, América del Sur y Asia. Esta violencia está tan profundamente arraigada que perdura a pesar de los fallos legales y las leyes de derechos civiles. La brutalidad policial es, por supuesto, sólo una de las innumerables formas en que las minorías y las personas de color sufren desigualdad estructural y discriminación. Estados Unidos es, con razón, el foco de una intensa ira, frustración y decepción de personas de todo el mundo. El racismo no solo interrumpe la relación entre naciones como Estados Unidos y México, sino también dentro de naciones como China, amenazando así la vida de muchas personas. Algunos líderes políticos, incluidos los estadounidenses, justifican con orgullo el uso de tácticas autoritarias para reprimir las protestas contra el abuso de poder.

 

 Reflexión

El Papa Francisco escribió en su mensaje de celebración de la quincuagésima Jornada Mundial de la Paz: “El mensaje de Cristo, ante esta realidad, ofrece una respuesta radicalmente positiva: El predicó incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona, y enseñó a sus discípulos a amar a los enemigos (Mateo 5,44) y a poner la otra mejilla (Mateo 5,39). Cuando impidió que la adúltera fuera lapidada por sus acusadores (Juan 8,1-11) y cuando, la noche antes de morir, dijo a Pedro que envaine la espada (Mateo 26,52), Jesús trazó el camino de la NO violencia,

Haga una pausa y luego responda: «Señor, haznos un instrumento de tu paz».

En Laudato Si ’, el Papa Francisco nos desafía con estas palabras: “Actuar de esta manera      significa elegir la solidaridad como forma de hacer historia y construir la amistad en la sociedad. La no-violencia activa es una forma de demostrar que la unidad es verdaderamente más poderosa y fructífera que el conflicto. Todo en el mundo está interconectado «.

Haga una pausa y luego responda: «Señor, haznos un instrumento de tu paz».

“El Dios Trino nos impulsa al corazón del mundo para ser mujeres de paz, esperanza y amor.” (Declaración orientadora 2017,  «El amor da todo»)

Haga una pausa y luego responda: «Señor, haznos un instrumento de tu paz».

Acción

La no-violencia activa, como espiritualidad o forma de vida, es clave para el cambio global que se describe en El Caminar por el cuidado de nuestra casa común y se prevé en Laudato Si ’. Ambos dicen claramente: “No” a la violencia multidimensional que azota nuestro mundo y “Sí” a la       dignidad humana y el respeto por la integridad de la creación.

 

Aquí hay ejemplos de cómo podemos practicar la no-violencia entre nosotras en nuestras interacciones diarias.

  • Haga de este un día en el que no dé por sentado a las personas. [Reconocimiento]
  • Pida disculpas sinceras a alguien con quien pueda haber lastimado. [Compensación]
  • Cuando sus planes parecen retrasados, elija ser paciente al identificar al menos tres formas en las que puede utilizar este tiempo de manera constructiva para apoyar su objetivo. [Paciencia]
  • Hoy, concéntrate en lo que más aprecias de la persona que menos te gusta. [Amor]

 

Oración final

  •  Señor, pediste mis manos para poder usarlas para tu propósito. La di por un momento, luego la retiré, porque el trabajo era duro.
  • Señor, pediste que mi boca hablara contra la injusticia. Te dije en un susurro que tal vez no me acusaran.
  • Señor, pediste mi vida para poder trabajar a través de mí. Di una pequeña parte para que no me involucrara demasiado.
  • Señor, perdona mis esfuerzos calculados para servirte sólo cuando me conviene hacerlo, sólo en aquellos lugares donde es seguro hacerlo y sólo en aquellos que lo facilitan.
  • Señor, perdóname, renuévame, sáname, aliméntame, dame fuerza, envíame como un instrumento de tu paz y justicia para que pueda tomar en serio el significado del liderazgo de servicio. Amén. (Joe Seramane, Christian Aid Lifelines, Sudáfrica)

  Preparado por Connie P. Guerrero, Contacto de Shalom – Rama  de Asia y Oceanía

Traducción: Hna. M.Yvonne Nosal.

Print Friendly, PDF & Email