25th General Chapter symbol

Reflexión Solidaridad Internacional

Justicia social y liberación

Febrero 2024

pdf (195 KB)

Introducción

Los derechos humanos, las oportunidades, la dignidad, la defensa de la vida, la educación, la sostenibilidad, la solidaridad y la cooperación están estrechamente ligados a la búsqueda de la justicia social y la liberación. En el Antiguo Testamento, la justicia es vista como «la fidelidad de Dios, haciendo lo que es justo y recto». (cf. Deut. 32:4) Según la Doctrina Social de la Iglesia, la realización de la justicia pretende promover la liberación total e integral de la persona humana en sus dimensiones terrena y trascendente, contribuyendo a la construcción del Reino de Dios.

Llamada a la oración

Oh Dios, abre mis ojos para que pueda ver las causas de la injusticia y la opresión;  abre mis oídos para que pueda escuchar los gritos de la tierra y de los pobres;   abre mi corazón para que pueda vivir con misericordia;

abre mis manos para que pueda actuar guiado por la justicia y la paz. Amén

Experiencia

Nuestra experiencia diaria en la Asociación Socio Cultural Madre Teresa de Jesús va a contracorriente del sistema deshumanizador y excluyente que impera en muchas partes del mundo. Acogemos a niños y adolescentes de familias que viven en situación de riesgo social y personal. Para nosotros ha sido un reto y una oportunidad promover la justicia social y la liberación conociendo la historia de vida de cada niño y adolescente y actuando con un enfoque sociocultural, personal, comunitario y familiar. El intercambio de conocimientos, el aprendizaje de la convivencia, el ejercicio de la ciudadanía y la revelación y desarrollo de los dones y capacidades de cada niño y adolescente se producen a través de actividades informáticas, danza, artes, círculos de conversación, música y teatro. La culminación son las mesas redondas en las que comparten sus vidas, miedos, sueños y situaciones conflictivas vividas en la familia, en la escuela y en la calle. Se les escucha y se les ofrece orientación y formación para que desarrollen su resiliencia y superen las dificultades experimentadas en el frágil contexto familiar y social en el que viven.

Con la pandemia, han aumentado aún más los conflictos internos, los trastornos, las ansiedades, la agitación, la falta de concentración y la violencia. Los crecientes desafíos nos obligan a mantener el foco en acciones humanizadoras, priorizando la acogida, el respeto, la comprensión de las individualidades y de los límites, y buscando siempre afirmar el potencial que contribuye a la construcción de una sociedad más justa y equitativa. Buscamos proporcionar un ambiente que genere experiencias profundas de cambio, resignificando y valorizando la vida y el crecimiento en relaciones humanas saludables. Un lugar donde los niños y adolescentes puedan ser ellos mismos, crear, jugar y soñar cada día con cambiar sus vidas y conquistar sus derechos. Se ha convertido en un apoyo y un lugar que genera sueños y les ayuda a ver y creer que otro mundo es posible, justo, humano y sin opresión.

Nuestras actividades educativas se basan en «la convicción de que el mundo puede cambiar mediante la transformación de las personas» (Sois Enviados, Constitución 22).

Reflexión

¿Qué situaciones de injusticia social y opresión nos impiden tener un mundo más justo y humano? ¿Cuáles son sus causas profundas? ¿Qué caminos nos invitan a tomar El Llamado y las Actas del 25º Capítulo General para promover un cambio sistémico? ¿Qué experiencias/testimonios me inspiran a rezar y actuar por la justicia social y la liberación en el ámbito en el que trabajo y en el mundo?

En la Encíclica, Fratelli Tutti, el Papa Francisco señala formas de actuar para eliminar las causas de la injusticia y promover la justicia social y la liberación: esencialmente, estas formas son vivir la fraternidad y la amistad social. Destacamos algunos puntos de reflexión y respuesta para crear un mundo más justo, humano y liberado.

  1. Estamos llamados a repensar nuestros estilos de vida, nuestras relaciones, la organización de nuestras sociedades y, sobre todo, el sentido de nuestra existencia (FT 33). La esperanza es capaz de mirar más allá de la conveniencia y abrirnos a grandes ideales (FT 55).
  2. La hospitalidad es una forma concreta de apertura y encuentro (FT 90). La estatura espiritual de la vida de una persona se mide por el amor, criterio para la decisión definitiva sobre el valor de una vida humana. El mayor peligro es no amar (FT 92).
  3. Vivir la amistad social significa realizar la fraternidad entre los pueblos, promover el encuentro, la solidaridad. (FT 148). No podemos cerrar las puertas; siempre debe haber posibilidades de entrada.
  4. La mejor política es el «amor social» al que todos están llamados; la dignidad humana se destaca como un ideal, considerado un proyecto político, social y cultural (FT 183).
  5. Necesitamos curar heridas y restablecer la paz. Necesitamos audacia y verdad (FT 225). Construir la paz social en un país nunca está acabado; es tarea y compromiso de todos (FT 232).

Acción

La justicia y la liberación estuvieron en el centro de la vida y la misión de Jesús. Guiados por la mirada, el sentir, el pensar y el actuar de Jesucristo:

  1. Nombra hasta 3 situaciones de injusticia social y opresión e identifica sus causas y elige formas de abordarlas.
  2. Escucha, reflexiona, reza y elige llevar a cabo una acción concreta que, a la luz de Laudato Si’, haga realidad la justicia social y la liberación en tu ámbito local, contribuyendo así al avance del cambio sistémico.

Oración final

Dios de amor, esperanza, justicia y paz, sigue inspirándonos y animándonos a promover el cambio sistémico, a abordar y responder a las necesidades de nuestro tiempo de maneras «fundadas en la verdad, edificadas sobre la justicia, nutridas y animadas por la caridad, y puestas en práctica bajo los auspicios de la libertad». (Pacem in Terris 167)

 

Preparado por la Hermana Leticia Antonello, Provincia de América Latina y el Caribe para la Red Internacional Shalom 

Gráfico tomado de 25th Capítulo General diseño de Joyelle Proot, SSND CP