Reflexión International de Solidaridad

Migración y desplazamiento forzado

Enero 2019

pdf para imprimir (111 KB)

Shalom icon - refugeesIntroducción

«Tuve hambre, y Uds. me dieron de comer; tuve sed, y Uds. me dieron de beber; era extranjero y me alojaron.” (Mateo

“Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia (cf. Mt 25,35.43). A cada ser humano que se ve obligado a dejar su patria en busca de un futuro mejor, el Señor lo confía al amor maternal de la Iglesia. Esta solicitud ha de concretarse en cada etapa de la experiencia migratoria: desde la salida y a lo largo del viaje, desde la llegada hasta el regreso. Es una gran responsabilidad que la Iglesia quiere compartir con todos los creyentes y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que están llamados a responder con generosidad, diligencia, sabiduría y amplitud de miras —cada uno según sus posibilidades— a los numerosos desafíos planteados por las migraciones contemporáneas.” («Acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes y refugiados,” Mensaje del Papa Francisco para el 104° Día Mundial de Migrantes y Refugiados, 14 de enero de 2018)

Llamado a la Oración

Jesús también era un migrante. Jesús nació fuera de la ciudad “porque no había lugar para ellos en el albergue” (Lucas 2,7). La primera infancia de Jesús incluye la experiencia de la migración forzada de la Sagrada Familia. Pasó sus primeros años en un país extranjero. (Mateo 2,14-15).

Veamos a Jesús en la humanidad sufriente de nuestro tiempo, a los forzados a huir regímenes opresivos y a aquéllos cuya tierra ya no proporciona el sustento que necesitan. Seamos agradecidos porque Jesús “vivió entre nosotros” para mostrarnos el camino. (Juan 1,11-14).

Experiencia

Migración alrededor del mundo: Según el International Migration Report 2017 del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, en 2017 el número de migrantes alcanzó la cifra de 258 millones, en comparación con 248 millones en 2015.

  • Las mujeres migrantes constituían el 48% de ellos.
  • Aproximadamente, Asia recibe el 31% de la población de migrantes internacionales, Europa el 30%, las Américas el 26%, África el 10% y Oceanía el 3%.

Migración de Honduras: Comparto con Uds. el dolor de experimentar el ÉXODO masivo de miles de Honduras por más de un mes. Están huyendo las condiciones insoportables de vida en nuestro país. Hemos visto a niños, mujeres, jóvenes, hombres, en una palabra familias enteras, queriendo salvar sus vidas desesperadamente.

Entre las razones alarmantes del desplazamiento de nuestra gente están guerra, violencia, extrema desigualdad económica, corrupción, impunidad, falta de oportunidades (empleo, salud, educación, vivienda etc.). O temen por su futuro, o ni siquiera ven un futuro.

Reflexión

Vemos que en la mayoría de los lugares donde hay Hermanas delas Escuelas de Nuestra Señora hay migrantes. Es una preocupación global urgente. La Dirección Orientadora de nuestro 24° Capítulo General nos compromete a “discernir como congregación cuáles son las preocupaciones globales y críticas a las que somos llamadas a abordar y nos atrevemos a responder audazmente de maneras insospechadas (Sois Enviadas C. 17; DG 36 – 38).

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible reconoce por primera vez la contribución de la migración al desarrollo sostenible. Once de las 17 Metas de Desarrollo Sostenible contienen metas e indicadores que son relevantes para la migración o el desplazamiento. El principio básico de la agenda de “no dejen a ninguno atrás” incluye a los migrantes.

Acción

  • ¿Cómo es afectada mi vida personal / comunitaria / ministerial por esta realidad migratoria global?
  • ¿Qué estamos llamadas a hacer en este momento?

Oración final

Prepáranos, Señor, para arrojarnos en lo imposible, porque oculta en lo imposible está tu gracia y tu presencia. No podemos caer al vacío. El futuro es un enigma; nuestro camino nos lleva a una niebla; pero deseamos seguir dando de nosotras mismas, porque Tú estás esperando en la oscuridad, con mil ojos humanos desbordantes de lágrimas. Amén.

Huida a Egipto; Artista: Gentile da Fabriano, 1423. Fuente: Wikimedia Commons
Foto superior usada con permiso. Fotógrafo: Trasmo; Fuente: Pixabay

Preparado por Hermana Rosa Maria Tróchez, ALC- Honduras, para la Oficina Internacional de Shalom, Roma, Italia

Gráfico arriba tomado de la Dirección Orientadora, 24°  Capítulo General. Diseño: Oficina Congregacional de Comunicaciones

Print Friendly, PDF & Email