Hermana Barbara con un estudiante en Bandipur, Nepal.

Hermana Barbara con un estudiante en Bandipur, Nepal.

por Trudy Hamilton

Fundada hace 32 años, la Escuela Notre Dame en Bandipur, Nepal, comenzó con 50 alumnos en un cobertizo de cabras. Hoy la escuela tiene 820 alumnos. El éxito de la escuela en parte se debe al énfasis en la inclusión; casi la mitad del alumnado son niñas. Muchos estudiantes se han graduado en universidades de todo el mundo. En los años recientes, estudiantes de familias más prósperas fuera del pueblo han venido a nosotras en los cursos 11 y 12 para prepararse para  la universidad.

Sister Barbara Soete ha enseñado en Nepal desde 2006. Ella eligió servir en el pequeño, lejano pueblo de Bandipur después de haber oído historias de su hermana, Sister Andre Maureen Soete, quien sirvió en Japón durante muchos años y había estado un año en Nepal. “Era un lugar de mucha necesidad,” dijo Sister Barbara.

Las Hermanas comparten su fe si se les pide, pero su fe se expresa primordialmente mediante su manera de vivir; la educación es su prioridad principal.

“Tomamos a niños pobres que no tendrían otra opción que aceptar trabajar como obreros manuales en un ambiente limitado y les damos el acceso a estudios superiores en todo Nepal y en el mundo,” dijo Sister Barbara. “Esto es asombroso.”

 

Fuente de la foto: Ken Buslay, Alemania