Volumen 22 Número 3 Diciembre 2021

To print a copy of the document click on the following link  Pdf tp print 477KB 

Un compromiso para seguir viviendo El Amor da Todo

Por Marinez Capra, HEND/HENS – Coordinadora Internacional de Shalom

/>El Jubileo de la Tierra, motivado por los siete Objetivos de Laudato Si’, pidió un mundo sostenible en el espíritu de la ecología integral. Esto nos colocó en un nuevo paradigma para la toma de decisiones y la interpretación del seguimiento de Jesús en nuestro tiempo, instándonos a cuidarnos los unos a los otros y a nuestro planeta como nunca antes. El espíritu de Laudato Si’ ha influido en nuestra vida y está presente en todos los elementos de nuestra Declaración Orientadora. Nuestro Compromiso Público de convertirnos en una Congregación Laudato Si’ fluye de nuestra misión y nuestro carisma vivo expresado en EL AMOR DA TODO . Marca nuestra voluntad de aceptar el «llamamiento urgente» de Laudato Si’ :

  • escuchar y responder al Grito de la Tierra y al Grito de los Pobres convirtiéndolo en una prioridad congregacional;
  •  promover nuestra conversión ecológica en curso llevándonos a una mayor comprensión de nuestra vocación socio-ecológica dentro del espíritu de nuestro carisma;
    “ width=
  • • integrar cada uno de los siete objetivos de Laudato Si ‘ en nuestras vidas y ministerios desarrollando un proceso sistemático para la transición a una ecología integral
  • tomar acciones concretas y audaces con el espíritu de Laudato Si ‘para abordar las múltiples crisis afligiendo nuestra casa común – el planeta y su gente;
  • practicar la no violencia mientras nos reconciliamos y sanamos el dolor en la creación y sembrar esperanza de paz.

 

Hicimos este compromiso con fe, esperanza y amor sabiendo que estamos participando en la obra transformadora de Dios, «porque sabemos que las cosas pueden cambiar». (LS 13) El 14 de noviembre, el Día Mundial de Oración por los Pobres, nos embarcamos oficialmente en el caminar de 7 años como Congregación Laudato Si’ junto con muchas otras congregaciones. El primer año está dirigido a la transición / planificación, los otros cinco a acciones efectivas. El séptimo año, el año. jubilar, celebra los logros y continúa el camino. Agradecemos su participación en el Proceso de reflexión sobre las Metas de Laudato Si ‘. Que Dios nos bendiga en este desafiante camino de esperanza.

Nos necesitamos unas a otras

Por Chiara Burzyńska, HEND/HENS, Provincia de Polonia

 

Cada año, en nuestro colegio internado en Bielsko-Biala, Polonia, elegimos un lema, que dirige nuestras actividades educativas. En 2020 elegimos las palabras “Alegría y Paz” de Laudato Sí ’(capítulo IV).

En la foto (Izq.a der.): Anastazja, Aleksandra, Rosa
and Dagmara

Destacamos cuatro ideas:
• Valoramos cada momento
• Podemos vivir plenamente, incluso con poco
• Reconocemos la presencia de Dios
• Encontramos alegría en el encuentro con las demás personas (LS 222-227).

Debido a la pandemia y al cierre (lockdown) en Polonia, estos planes no pudieron cumplirse de la forma que habíamos imaginado. Las chicas tenían aprendizaje a distancia desde sus hogares. Lo que aprendimos fue que este momento difícil subrayó de manera inesperada la verdadera importancia de las ideas incluidas en nuestro plan, especialmente la alegría que proviene del encuentro con las demás personas.

Muchas chicas regresaron al colegio internado con una sonrisa en sus rostros. Compartieron con nosotras lo mucho que extrañaban la presencia de sus compañeras y amigas. Se sorprendieron al notar que algunas de sus compañeras de clase no compartían la alegría de regresar a la escuela. Dijeron que extrañaban a las Hermanas, nuestras charlas y muestras de interés. Como educadoras, nosotras, las Hermanas, podemos aprovechar cada oportunidad para iniciar conversaciones con las chicas, mostrarles señales de cariño, apoyo y aceptación.

El tiempo de aprendizaje a distancia también fue muy desafiante en términos de la salud mental de las jóvenes. Por eso, nuestro lema para el 2021 es “Nos necesitamos unas a otras” (LS 229). Un ejemplo de cómo poner esto en práctica es que organizamos el voluntariado entre pares: chicas talentosas que ayudan a sus amigas en el aprendizaje. Los valores que el Papa Francisco enfatizó en Laudato Sí’ realmente pueden darnos vida a todas.

Cambio climático, erradicación de la pobreza y derechos humanos

Por Marinez Capra, HEND/HENS – Coordinadora Internacional de Shalom

Mujeres en busca de agua en Sudán. Shutterstock

A menudo, las preguntas mueven más al mundo que las respuestas. Las preguntas sobre el cambio climático y la pobreza nos están llevando a las causas fundamentales de la necesidad de una conversión ecológica. ¿Qué está causando el calentamiento global? ¿Quiénes se ven más afectados por el cambio climático? ¿Cómo se relaciona el cambio climático con la pobreza? ¿Qué es la justicia climática? ¿Por qué el cambio climático?

Vemos que más personas viven en extrema pobreza. Los más pobres son los primeros afectados y los más afectados por el cambio climático. Sin embargo, son los menos responsables de sus causas y los que menos medios tienen para protegerse. Según Todos juntos en dignidad (All Together in Dignity – ATD), los extremos eventos climáticos recientes han perjudicado a personas que ya se encuentran en la pobreza y han privado a muchos de sus cultivos, hogares, medios de vida y sus propias vidas.

El cambio climático sumado a la pandemia ha exacerbado el daño a las personas en extrema pobreza. Desafortunadamente, se espera que el número aumente a 160 millones que viven en la pobreza extrema para fines de este año 2021. Estos «nuevos pobres» se están uniendo a las filas de los 1.3 billones de personas que ya viven en la pobreza persistente y vieron agravadas sus privaciones preexistentes durante la pandemia mundial. Además, se estima que uno de cada seis niños (o 356 millones en todo el mundo) vivía en la pobreza extrema antes de la pandemia y ese número aumentará significativamente (ONU).

El Grito de los Pobres y el Grito de la Tierra están profundamente interrelacionados. La justicia climática es un llamado urgente a las relaciones justas cuando la pobreza se destaca claramente como consecuencia de estructuras injustas y la falta de voluntad política para actuar por el bien común. Necesitamos ver acciones que transformen la relación con la naturaleza, desmantelen las estructuras de corrupción y construyan sobre los valores morales de los derechos humanos y los derechos de la naturaleza que coloquen la dignidad de la vida en el centro de cualquier política o acción.

La Plataforma de Acción Laudato Si ‘, la Economía de Francisco, el Pacto Mundial sobre Educación y las decisiones de la COP26 brindan esperanza y son fundamentales para la creación de un nuevo sistema de vida, uno que satisfaga la necesidad de responder al clamor de la tierra y el grito de los pobres. Mantengamos la determinación de educar, abogar y actuar, alimentando la esperanza y fortaleciendo nuestro compromiso de cuidar de toda la vida en la Tierra, nuestra casa común.

Perspectivas de dos participantes en el Foro Político de Alto Nivel de la ONU de 2021

1. Por Leetta Hammack, Provincia HEND/HENS de América Latina y el Caribe

Tuve el privilegio de participar en el Foro Político de Alto Nivel de la ONU sobre Desarrollo Sostenible en julio. La experiencia ha: aumentado mi comprensión de la organización y función de la ONU; confirmó el impacto global de la pandemia; me dio una apreciación de la multitud de organizaciones civiles y religiosas involucradas en la ONU; y enfatizó la importancia de la participación ciudadana en la toma de decisiones sobre asuntos locales e internacionales. El lema que más se queda conmigo es «No dejes a nadie atrás».

Como residente de Paraguay, agradecí recibir el informe de progreso de Paraguay sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Me da la oportunidad de evaluar su progreso en relación con mi propia experiencia y ver cómo HEND/HENS pueden hacer una diferencia a través de nuestro ministerio aquí. Al participar en este foro, me he dado cuenta de uno de mis propios objetivos, gracias a esta oportunidad que me ofreció la congregación. Gracias.

2. Por Rosa Maria Trochez, Provincia HEND/HENS de América Latina y el Caribe

Cuando la Hna. Beatriz Martínez-García, HEND/HENS, me invitó a participar en el Foro Político de Alto Nivel de la ONU sobre Desarrollo Sostenible en julio, sentí miedo y que no estaba preparada para ello. Sin embargo, a pesar de mis dudas, dije que sí y entré en este mundo desconocido. Cada encuentro fue una fuente de motivación, alegría y confirmación. Sobre todo, me di cuenta de que además de mis conocimientos sobre asuntos sociales en cuestiones de justicia, yo también tuve la experiencia de haber caminado durante tantos años con las personas más frágiles.

Así que yo, como muchos de las y los religiosos presentes, tuve experiencias de primera mano, he aprendido que, como religiosos y religiosas, somos una gran fuerza. Tenemos mucho que aportar porque hablamos no solo de los informes, sino también de la experiencia vivida. Además, podemos confrontar y comparar esto con la información muy positiva en la Revisión Nacional Voluntaria (VNR en inglés). Ahora entiendo mejor el papel de la ONU. He aprendido y aprecio mucho más nuestra participación y representación como HEND/HENS en la ONU. Estoy agradecida por la experiencia y NO tengo miedo.

La libertad de estar en contacto con las áreas más profundas de una/uno mismo. Fuente: Chang-Duong

Oikos, casa común: desiertos y jardines

Por Maruzania Soares Dias, SSND, Provincia de América Latina y el Caribe

El educador y teólogo brasileño Rubem Alves toca lo más profundo de nuestro ser cuando escribió: “Quien no siembra una planta adentro, no sembrará jardines afuera y, por lo tanto, no podrá caminar en ellos”. Sus palabras nos llaman a la restauración de nuestra vida interior y exterior, para reconocer los desiertos creados por la devastación de nuestra alma y nuestra casa común. Nos llaman al paradigma de hacer nacer la vida en el desierto de nuestros corazones endurecidos por el egoísmo y el individualismo, disfrazados del mundo moderno y posmoderno, como «fronteras protectoras». A veces, tanto la banalidad del mal como la banalidad del bien nos ciegan, ocultando la vida tal como es.
•¿Hay formas de salir de este desierto que los humanos han cavado a lo largo de la historia?
•¿Cómo podemos renovar el Oikos de Dios en nosotras y en nuestro planeta?

No es simple mover y remover las áreas más profundas del yo, tocar capas de nuestras construcciones inconscientes, que pueden oscurecer los verdaderos motivos de nuestras acciones. En psicoanálisis, el movimiento interno de luces y sombras no solo coloca al individuo en un mundo simbólico enmarañado, sino que también se involucra en el mundo real e imaginario. Cuando un movimiento interno permite que prevalezcan los aspectos de la sombra, los resultados / síntomas pueden ser indiferencia, dominación, opresión, falta de compasión y destrucción de la naturaleza.

Reconocer nuestros síntomas personales, así como los colectivos, y trabajar en sus causas puede ayudarnos en este proceso interior de conversión y compromiso con el bien común, con el Oikos de Dios, reduciendo el desierto de la realidad abrumadora. ¡Este es el momento de renovar el Oikos de Dios en todas y todos nosotros! ¡He aquí el momento de florecer y perfumar nuestros jardines!

El boletín Shalom / ONU-ONG es una publicación de las Hermanas Educadoras de Notre Dame / Hermanas de las Escuelas de Nuestra Señora
via della Stazione Aurelia 95 00165 Roma · tel. +39.06.6652.011 fax: +39.06.6652.0234.